viernes, 15 de noviembre de 2019

COMO LOS PARÁSITOS AFECTAN NUESTRA VIDA



El organismo del ser Humano es distinto al del animal y la infección actúa de manera diferente. No completa su ciclo. En el hombre la larva puede alcanzar hígado, corazón y pulmones, donde produce cuadros bronquiales obstructivos, muy similares al asma, porque el parásito es muy alergizante. Pero además puede avanzar hacia el ojo y el cerebro, pudiendo ocasionar la pérdida total de la visión y ataques de epilepsia", señala la  doctora Isabel Noemi, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y Jefa de la Unidad de Parasitología del Hospital Luis Calvo Mackenna.
Cada día son más las personas que visitan parques y plazas públicas junto a sus mascotas, y muchos de ellos no se preocupan de recoger los desechos de sus animales, que al no estar desparasitados, pueden transmitir a los Humanos, parásitos o gusanos  que migran por el cuerpo y puede alojarse en pulmones, ojos o cerebro, causando serios daños a la salud de las personas.
Más del 60% de los cachorros y el 15% de los perros adultos tienen los parásitos Toxocara canes, que en casos extremos podría provocar convulsiones y  ceguera en niños, cifras que se repiten en el caso de los gatos.
Lo peor es que muchas veces "con el cambio de las familias hacia departamentos, sacan a pasear a sus perritos a las plazas, pero no recogen los desechos del animal, que quedan en la tierra, expuestas al contacto con niños, o pueden secarse y ser esparcidas por el viento".
TENER CUIDADO CON LOS NIÑOS
Los pequeños son los más expuestos al estar en contacto con excrementos contaminados en sus propios hogares o en parques y plazas públicas, o al jugar con tierra, no lavarse las manos, morderse las uñas y comer frutas y verduras -que crecen a ras del suelo- sin desinfectar.
El tema, obviamente, repercute en la salud pública por lo que la experta sostiene que el año pasado sólo en el  Hospital Calvo Mackenna se recibieron  382 casos de niños infectados con el parásito, 5% más que el año anterior, y de los cuales, en 35 casos se constató la infección a nivel ocular, la que en la mayoría de los casos dejó secuelas.
Según Noemi, de los 80 casos con toxocariosis ocular atendidos en los últimos 5 años en el recinto, sólo en uno de ellos se ha logrado que el paciente recupere completamente la visión, porque la retina estaba afectada sólo en forma periférica. Sin embargo, en la mayoría de los casos la infección se detecta demasiado tarde y "sólo se puede mantener la agudeza visual hasta donde el daño avanzó, pero nunca retroceder si hay desprendimiento de retina", comenta.
¿CÓMO SE CONTAGIA?
Cuando los cachorros se encuentran con la panza abultada, probablemente sea porque están contagiados por parásitos Toxocara canis. Otros síntomas son decaimiento, retardo en el crecimiento y pelaje opaco.
El cachorro adquiere este parásito a través de la placenta mientras está en el útero de su madre o a través de la leche, por lo que es bueno desparasitar a las hembras antes de la cruza. Lo mismo se encuentra en perros adultos, aunque con menos incidencia, y especialmente en las heces secas como tiza que usualmente pisamos en la calle.
Las formas de contagio son besos al animal, acariciarlo sin lavarse luego las manos o ingerir directamente vía oral alimentos infectados.
Hoy día está demostrada la incidencia de distintos tipos de parásitos en determinadas enfermedades. Pero no solamente el propio parásito es el causante de ellas sino también los virus y bacterias que vienen con ellos. Cuando su presencia es numerosa pueden hacerle sentir bastante enfermo.


Para evitar el contagio existen antiparasitarios internos, “pero la gente no tiene conciencia de que no sólo debe desparasitar a sus mascotas cuando va al veterinario, sino cada tres meses de por vida. Y que deben ellos mismos y a toda su familia desparasitar en cada entrada de estación con Vermífugo Botánico de Amplio Espectro, porque el Toxocara Canis no es el único parásito que hay el nuestro entorno tengas mascota o no, vivas en el campo tanto como en la ciudad.En el caso de las mascotas, se debe desparasitar antes de cumplir 21 días de nacido, y luego cada 15 días hasta los 3 meses de vida, para continuar trimestralmente durante toda la vida. Los perros callejeros, están prácticamente todos parasitados por eso las posibilidades de contagio en parques y plazas públicas  aumentan”.
Los parásitos más peligrosos son los que han emigrado a otros órganos fuera del aparato digestivo, con lo que es imposible que cuando mueran salgan en las heces. En este caso, sin la ayuda de las enzimas, encargadas de digerir los cadáveres de los parásitos, acudirían hongos y otros organismos carroñeros como el clostridium, provocando numerosos problemas de salud. Todos los parásitos arrastran virus, bacterias y/o tóxicos.
Los análisis de sangre convencionales no revelan su presencia. Es necesario un análisis de sangre in vivo con un microscopio de electrones, lo que rara vez se realiza.
Desde que nacemos hasta que morimos, vivimos infectándonos de parásitos. A diario incorporamos a nuestro organismo. Es cierto que no todos los humanos los sufrimos, pero la gran mayoría si tienen los efectos nocivos de estos.
El análisis de materia fecal no siempre da positivo. El coproparasitológico puede dar negativo y sin embargo podemos estar parasitados.

Los parásitos no son sólo esos gusanos que viven únicamente en el intestino y se curan de palabra o tomando dosis únicas de ajo o pastillas. Son los seres vivos más antiguos del planeta. Los parásitos buscan ir a lugares donde nuestro sistema inmunológico no los ataque; intentan alejarse inmediatamente del intestino y lo logran, pasando al hígado, y por circulación sanguínea alcanzan el pulmón, el corazón, los ojos, el cerebro, el sistema nervioso y las glándulas (páncreas, próstata, ovarios, etc), donde tienen asegurado el alimento.
Desparasitarse aisladamente no sirve. Se debe seguir un programa regular y familiar, dos o tres veces al año.

Los parásitos unicelulares se dividen cada seis horas. Imagínese la proliferación que podemos tener tras años de no desparasitarnos.
Los síntomas generales de la presencia de parásitos, aunque los síntomas pueden variar según el tipo de parásito, son:

Acné.
Cansancio. 
Gases.
Insomnio o problemas para conciliar el sueño.
Ojeras.
Pérdida inexplicable de peso o fiebre.
Períodos intermitentes de diarrea o estreñimiento.
Picores anales o nasales.
Piel seca. En especial los codos y talones.
Problemas con la nutrición.
Rechinar de dientes durante el sueño (bruxismo).
Verrugas.
Vientre hinchado.
Quistes
Tumores
Alergias
CÓMO SABER SI ESTA PARASITADO
Como dijimos, si no nos desparasitamos regularmente, todos sufrimos esta lucha inmune, y la perdemos muchas veces. Si vivimos en contacto con los factores de riesgo antes mencionados, desparasitarnos será imprescindible. Si ha tenido diagnóstico de estrés, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, candidiasis, colon irritable, crisis de pánico, alergias y tantos otros, pruebe a desparasitarse y seguro encontrará alivio a estas manifestaciones. Si tenemos algunos de los siguientes síntomas, es seguro que tenemos que desparasitarnos:
ü  Fiebres periódicas a repetición, generalmente bajas (entre 37,2º y 39º)
ü  Alteraciones del apetito, como bulimia y anorexia
ü  Geofagia (tendencia a comer tierra en los niños)
ü  Astenia, cansancio y agotamiento súbito (más común antes del almuerzo y por la tarde)
ü  Necesidad imperiosa de dulces
ü  Digestión lenta.
ü  Problemas Célíacos
ü  Dolores tipo cólico (intestinal, hepático, menstrual, estomacal)
ü  Diarreas y estreñimientos alternados (irritabilidad del colon)
ü  Meteorismo (gases)
ü  Distensión abdominal
ü  Halitosis (mal aliento)
ü  Cefaleas
ü  Insomnio, sueño entrecortado, mal descanso, rechinar los dientes y bruxismo.
ü  Fobias sociales
ü  Tics nerviosos
ü  Convulsiones
ü  Pérdidas abruptas de la visión y la memoria
ü   Prurito anal, nasal, vulvar y ocular
ü  Urticarias
ü  Alergias
ü  Quistes o Tumores
ü  Bronquitis y bronquiolitis (tos seca)

Estos son síntomas comunes a todos los parásitos, pero puede haber síntomas específicos de cada uno. Por ejemplo, el áscari produce reblandecimiento de huesos y dientes. Evidentemente, a muchas personas afectadas por parásitos les hacen un diagnóstico incorrecto, dado que los síntomas descritos son comunes a otras muchas patologías.
Por otro lado, no es posible descubrir la presencia de parásitos únicamente por los síntomas, puesto que, dependiendo de las personas y del tipo de parásitos, muchas veces son asintomáticos. Por otro lado, numerosas enfermedades como Epilepsia (lo causa el Cisticerco), Cáncer, Sida, problemas cardiovasculares, artritis y en general, cualquier enfermedad autoinmune revela la presencia de parásitos.
La forma más común, en nuestra sociedad, de infectarse es a través del agua, comida, mascotas, academias y escuelas, lugares a donde viajamos. Las frutas y los vegetales mal lavados son una fuente común de infecciones, especialmente los importados de países donde los parásitos son endémicos; por otro lado, las carnes y pescados poco cocinados son portadores corrientes; las mascotas con las que convivimos nos infectan a través del pelo, pulgas, heces; los pañales, lavabos, juguetes.
Los parásitos una vez que se instalan en algún órgano del cuerpo se alimentan de nuestros nutrientes y en algunos casos de sangre del organismo causando deficiencias en la nutrición o anemias. Muchas veces es esta la única respuesta al fracaso de las dietas y los problemas de absorción. Hagamos la dieta que hagamos o el plan nutricional más preciso o eficiente, los nutrientes serán devorados por los parásitos. Es necesaria una Desparasitación antes de cualquier dieta y también antes de cualquier tratamiento o intervención. Y teniendo en cuenta que en nuestra sociedad están presentes más de 126 tipos de parásitos y que la mayoría de ellos se encuentran en los órganos del cuerpo y no tan sólo en sistema digestivo, debemos desparasitar con VERMÍFUGO BOTÁNICO DE AMPLIO ESPECTRO consultando al Médico Naturópata (con Doctorado en Naturopatía y Bioquímica) de su confianza (bioculturaenarmonia@gmail.com ; medicosnaturopatas@gmail.com ; genesis2uruguay@gmail.com ).

Son los parásitos los portadores que liberan los virus, bacterias, hongos, muchos tóxicos, y acumulan metales pesados para rodearse y protegerse del sistema inmunológico; ellos son los que liberan en el organismo los virus y bacterias que nos enferman, causando la mayor parte de las enfermedades, inclusive son responsables de las mutaciones genéticas porque siempre tratan de modificar y controlar al organismo para su beneficio, incluso sustituyendo hormonas. Por ej. el Áscaris es portador del virus de la gripe y además consume toda tu Vitamina C, afecta de manera negativa los receptores de vitamina D, etc., entre otras vitaminas y nutrientes, por eso, si no matas al Áscaris es ilusorio creer que al vacunarte no te vas a engripar. Cuando matamos a los parásitos utilizando el Vermífugo Botánico de Amplio Espectro, al morir liberan los virus, bacterias, huevos, tóxicos que tienen dentro, por ese motivo es que días posteriores luego de desparasitar se sienten síntomas como dolor de cabeza, resfríos, etc. Por ese motivo luego de la desparasitación se comienza un Protocolo para eliminar esos tóxicos, virus y bacterias utilizando DIÓXIDO de CLORO Depurado, Estabilizado, y Regulado Oxidativamente (Consulte al Médico Naturópata de su confianza (con Doctorado en Naturopatía y Bioquímica) en bioculturaenarmonia@gmail.com ; medicosnaturopatas@gmail.com ; genesis2uruguay@gmail.com.

Si bien la lista de Parásitos en la actualidad es extensa, mensionaré ALGUNOS SÍNTOMAS CAUSADOS POR ALGUNOS PARÁSITOS comunes en nuestra sociedad actual

¿Pueden los parásitos alterar la conducta de sus anfitriones o huéspedes?
Quizás es uno de los descubrimientos más recientes e impactantes sobre las propiedades de algunos parásitos es su capacidad para manipular el comportamiento de sus hospedadores, se ha encontrado cambios de conducta, agresividad, gustos, preferencias sexuales, Ansiedad, Nervios, Histeria, Neurosis, Retardos, Autismo, etc.

En el cuero cabelludo o la piel:
Pérdida del cabello (no calvicie de patrón masculino); erupciones, acne, psoriasis; heridas abiertas, ebulliciones o abscesos; picazón y/o sensación de quemadura; y decoloración (Vitíligo), Verrugas, eczemas.  Algunos de los responsables son: Piojos en la cabeza, Piojos en la piel, ladillas. El arador de la Sarna, Garrapatas. Demodex Follicularum, son parásitos que habitan en la cara, en especial en los pómulos o la nariz. El ácaro de las gallinas, que también habita en los humanos. El Loa Loa, Anquilostomas, Filarias. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, La mayoría de los parásitos cutáneos son diminutos insectos o gusanos que se esconden dentro de la piel haciendo de ella su hábitat natural. Algunos parásitos viven en la piel durante alguna de las etapas de su ciclo biológico; otros son huéspedes permanentes de la piel, en la cual depositan sus huevos y se reproducen.

 Síntomas que causan los parásitos en el cerebro   
Confusión mental, pérdida de la memoria y pobre habilidad para aprender; depresión, inestabilidad emocional, desorden bipolar o esquizofrenia; en todas las autopsias realizadas en casos de Parkinson se han encontado Espiroquetas en el cerebro; dolores de cabeza o presión en la cabeza; pérdida de la audición o de la vista; pérdida de coordinación; insomnio; pobre control de la temperatura; pérdida del control de los intestinos y/o vejiga urinaria; y pobre regulación de las glándulas endocrinas. Gran responsable son las Tenias, sus huevos viajan por el corriente sanguíneo y logran instalarse en el cerebro, produciendo úlceras cerebrales (Cisticercosis). No había explicación hasta ahora de cómo pueden sobrevivir en un lugar donde no tienen nada para ellos y la respuesta son los metales y/o tóxicos que llegan al cerebro y atraen a estos parásitos. Otro es la Candidiasis (hongo que se transforma en levadura) llega sin problemas ocasionando infinidad de problemas. 

Parásitos en los ojos 
Visión nublada, distorsionada o doble; ojos rojos o aguados; ceguera y ojos cruzados, fotofobia (sensibilidad a la Luz). Es muy común encontrar en estos padecimientos al parásito Dirofilaria Repens (Parásito de los perros) También hongos y bacterias de las lentes de contacto producen ciertas enfermedades oculares.

Parásitos en los oídos 
Picazón; pérdida de la audición; pérdida del balance y drenaje de los oídos. La picazón de oídos es una señal concreta de parásitos intestinales.                                                                                                                      

Parásitos en la laringe
Ronquera, tos y pérdida de la voz. Los parásitos del género Mammomonogamus afectan el tracto respiratorio de los mamíferos domésticos y también de los humanos. La especie M. Laringeus es un nemátodo  donde la hembra y el macho están unidos en una permanente cópula y la que por lo regular se instala en la laringe.

Parásitos en la tiroides  
Sobre actividad, pérdida de peso, nerviosidad, fatiga crónica; Infra actividad, letargo, aumento de peso, fatiga crónica; tiroides hinchadas, bocios y tumores. Uno de los parásitos responsables de problemas en tiroides es el parásito que produce Mal de Chagas provocado por el Tripanosoma cruzi (Esta relación tiroides-parásitos fue descubierto por el Brasilero Dr. Carlos Chagas y confirmado por el Dr. Salvador Mazza, Argentino, aunque la comunidad científica nunca se interesó por estos hallazgos) Son las llamadas enfermedades olvidadas, aunque la mayoría de humanidad la padece.

Parásitos en las Tiroides y Paratiroides     
Cálculos renales excesivos, formación de espolones de los huesos; pérdida de hueso excesiva (osteoporosis), Quistes o Tumores.

Parásitos en las amígdalas, otras glándulas linfáticas y los conductos linfáticos  
Nódulos hinchados alrededor del cuello, axilas, pechos o ingle; dolor en las mismas áreas; baja inmunidad; extremidades hinchadas por causa de conductos linfáticos bloqueados; e infecciones crónicas.

Parásitos en los bronquiolos y pulmones
Tos; infecciones crónicas; y dificultad para respirar; Asma; Ahogos

Parásitos en el corazón
Latidos del corazón rápidos y/o irregulares; válvulas del corazón que se escapan o son ruidosas, especialmente las válvulas aórtica y mitral; dolor de pecho, cuello y brazo; respiración breve; hinchazón de los pies y otras partes del cuerpo causado por latidos del corazón débiles; fluidos en los pulmones causado por latidos del corazón débiles; debilidad general causada una circulación sanguínea insuficiente y lentitud mental o confusión mental debido a la falta de flujo de sangre suficiente al cerebro. Un gran porcentaje de veces se operan válvulas o se pone marcapasos porque no se buscó la presencia de parásitos, virus o bacterias presentes.

Parásitos en el diafragma  
Respiración dolorosa especialmente con respiros profundos e hipo excesivo.

Parásitos en el hígado y la vesícula biliar
Dolor en la parte derecha del abdomen; heces coloreadas ligeramente y/o constipación debido al bloqueo del conducto biliar; dolor de cuello, muñeca, codo y hombros; dolores de cabeza causados por tensión; pérdida del apetito y digestión pobre; ictericia y dedos entumecidos o cosquilleos.

Parásitos en el páncreas
Diabetes; digestión pobre, inflamación, dolor en el lado izquierdo del abdomen debajo de las costillas, Cáncer.

Parásitos en el intestino delgado   
Indigestión, inflamación y gas; diarrea, enfermedad de Crohn's, movimiento irregular de los intestinos; malnutrición debido a una absorción pobre; úlceras; válvula ileocecal abierta; intestinos y/o apéndice inflamados y pérdida de peso.

Parásitos en el estómago
Dolor después de comer; hernia hiatal; reflujo ácido, ardor de estómago, inflamación y gas; úlceras; pérdida del apetito acompañado de pérdida de peso y una condición sobre-ácida o bajo-ácida.

Parásitos en el colon (intestino grueso)   
Intestino irritable; diarrea, constipación o movimientos intestinales irregulares; inflamación y gas; sangre y/o mucus en las heces; gusanos o partes de gusanos en las heces; picazón en el recto y hemorroides; rechinar de los dientes; obstrucción intestinal y/o movimientos dolorosos de los intestinos.

Parásitos en los riñones
Piernas hinchadas, dolor de espalda (parte de abajo), toxemia, erupciones de la piel e ictericia.

Parásitos en las glándulas adrenales
Dolor de espalda (parte de abajo); pérdida de energía; hiperactividad; hipoglicemia; dificultad para respirar, especialmente en la noche cuando se está tratando de dormir; despertarse a las 2:00 AM o a otras horas en pánico; ataques de pánico y cambios de humor relacionados con comer o con no comer.

Parásitos en la próstata  
Próstata hinchada; dolor en la próstata cuando se orina o durante la cópula; orina frecuente y/o difícil; retención de orina en la vejiga urinaria; y pérdida de sex drive y/o potencia.

Parásitos en los testículos  
Dolor en los testículos; cópula dolorosa; niveles bajos de testosterona; pérdida de sex drive; pobre cuenta de esperma y viabilidad, y en consecuencia infertilidad.

Parásitos en la vejiga urinaria   
Picazón, sensación de quemadura o dolor cuando se orina; incontinencia nocturna y/o incontinencia diurna; sangre o mucus en la orina; sensación de quemadura o picazón vaginal; y urgencia urinaria.

Parásitos en los ovarios y/o el útero
Síndrome Premenstrual, calambres menstruales o coágulos, otros problemas menstruales; períodos irregulares, períodos saltados o no períodos; desequilibrio hormonal; dolores de cabeza, irritabilidad, cambios de humor; dolor en el coito; pérdida del deseo sexual; hemorragia abundante; infertilidad y/o abortos involuntarios; nacimiento prematuro, bebés retardados u otros tipos de necesidades especiales; endometriosis, trompas de Falopio bloqueadas; insomnio; descargas vaginales con mal olor y/o descoloradas; y picazón vaginal.

Parásitos en los músculos    
Debilidad, atrofia, dolor, contracturas.

Parásitos en los nervios?
Pérdida de habilidades motoras; pérdidas del sentido de la percepción; entumecimiento, desganado, sacudidas, o temblores; pérdida de la audición y/o visión; picazón crónica sin presentar erupción en la piel; pérdida de control de las glándulas endocrinas; pérdida de control de los intestinos o vejiga urinaria; y sensación de frío intenso en las extremidades las cuales se sienten tibias al ser tocadas.

Parásitos en las articulaciones
Dolor; inflamación; deformaciones y depósitos de calcio.

Parásitos en la sangre  
Pérdida de energía; hemoglobina baja; cuenta de células blancas elevada; fiebre y deseos de dormir todo el tiempo.

Parásitos en las venas
Várices; formación de coágulos; piernas (parte inferior), pies y/o manos rojas, moradas o negras; y sobrecarga del corazón debido a la destrucción de las válvulas de las venas de las piernas.

Parásitos en los huesos    
Dolor de huesos; deformidad de los huesos; irregularidad de las células de la sangre y/o insuficiencia; y pérdida de la densidad de los huesos.

Parásitos en el timo (thymus)
SIDA; pérdida de la inmunidad (En enfermos de SIDA, el parásito fasciolopsis buski y benceno, están presentes en el Timo); infecciones crónicas; y dolor en el centro del pecho.

Parásitos en la pituitaria    
Crecimiento pobre o crecimiento súper rápido; control pobre de las glándulas endocrinas incluyendo la glándula pineal, glándulas adrenales, tiroides, ovarios y testículos; producción errática o insuficiente de las hormonas sexuales; infertilidad y/o abortos involuntarios; la pubertad comenzando demasiado temprano o demasiado tarde; incontinencia, urgencia urinaria y/o orina frecuente.
                                                                 
Parásitos en general
Formación de tumores y depósitos de calcio en tejidos suaves; fiebres, infecciones crónicas, enfermedades de autoinmunidad o disfunción inmunológica; falta de energía, fatiga crónica o apatía; apetito pobre, pérdida de peso, anorexia, ansias de comer alimentos inusuales u otros desórdenes de la alimentación; hiperactividad, nerviosidad, desasosiego, irritabilidad o depresión; insomnio, pesadillas o sonambulismo; excesivo picazón en la nariz, picazón o sensación tóxica; reacciones alérgicas, labios o párpados hinchados o bolsas debajo de los ojos. 

Informacion adicional sobre algunas especies:

ü  La giardiosis dolor epigástrico y calambres. Aumento de grasas y moco en heces, pero ausencia de sangre. Con frecuencia hay pérdida de peso. Se han descrito varios tipos de malabsorción, incluyendo esteatorrea, deficiencia de disacaridasa, vitamina B12, hipocarotinemina, bajos niveles de fosfato en suero y enteropatía con pérdida de proteínas.

La intolerancia a la lactosa puede persistir una vez curado el proceso infeccioso. Esto debe ser considerado en pacientes tratados con persistencia de diarrea y ausencia de parásito en heces. También es responsable del síndrome de malabsorción, y puede producir otros cuadros clínicos poco habituales como infección de vesícula biliar (colecistitis), urticaria, asma, rinitis alérgica y síndrome de Wells.

ü  La anquilostoma, y produce la anquilostomiasis.
ü  El Ascaris lumbricoides produce manifestaciones de obstrucción intestinal tales como: vómito, distensión abdominal y retortijones, así como del tracto biliar o pancreático, ya que pueden migrar a estas zonas causando cuadros de colecistitis o pancreatitis. Los huevos, una vez ingeridos, rompen el intestino delgado del huésped penetrando en la mucosa, migrando hasta los pulmones por la circulación venosa (neumonía de Löeffer), por lo que es posible que el motivo de consulta sea tos o disnea; incluso pudieras encontrar larvas en el esputo. Además, paraclínicamente pueden presentarse infiltrados pulmonares y eosinofilia periférica. Las lombrices pueden llegar a la glotis (abertura triangular entre las cuerdas bucales y producir sofocación o asfixia en los niños. Las larvas de ascaris también invadir las vías respiratorias y provocar hemorragias o inflamación en los pulmones. Las personas con ascariasis pueden tener síntomas variables, algunas veces son leves o pueden estar ausentes; el primer signo es la salida de lombrices en las heces o vomitadas, una infección grave puede producir trastornos digestivos, dolores abdominales, vomito, intranquilidad y alteración del sueño.
ü  La tricuriasis, los síntomas no están presentes a menos de que la infección sea grave, en ese caso encontrarás dolor y distensión abdominal, diarrea y anemia ferropénica. Presta especial atención a las infecciones masivas que pueden producir prolapso rectal o disentería. Eosinofilia leve o moderada.
ü  La ESQUISTOSOMIASIS  causa inflamación (hinchazón) y daños en órganos, especialmente el hígado, o  fiebre, dolor, tos, diarrea, inflamación de las glándulas, letargo.
ü  El Clonorchis sinensis se queda alojado en el hígado y la vía biliar
ü  El Schistosoma haematobium pueden pasarse años en el interior del enfermo, terminan produciendo una inflamación crónica en la zona donde se alojan y pueden causar cáncer a largo plazo. En el caso del Clonorchis será colangio carcinoma (cáncer de las vías biliares) y el Schistosoma producirá carcinoma vesical de células escamosas (una rara forma de cáncer de vejiga).
ü  Cisticercosis Con mucha frecuencia, los parásitos permanecen en los músculos y no causan síntomas. Cuando sí se presentan síntomas, dependen del lugar en el cuerpo donde se encuentra la infección. Cerebro: convulsiones o síntomas similares a los de un tumor cerebral. Ojos: disminución en la visión o ceguera. Corazón: ritmo cardíaco anormal o insuficiencia cardíaca (poco común). Columna vertebral: debilidad o cambios en la marcha debido a daño en los nervios en la columna. Las complicaciones pueden incluir: Ceguera, disminución en la visión. Insuficiencia cardíaca o ritmo cardíaco anormal. Hidrocefalia (acumulación de líquido en parte del cerebro, a menudo con aumento de la presión). Convulsiones
ü  Trichuris trichura los síntomas son: fiebre, escalofríos, infecciones de la piel, ganglios linfáticos dolorosos, piel engrosada, hinchazón.
ü  Toxoplasma gondii síntomas de gripe, fiebre, escalofríos, fatiga, dolor de cabeza.
ü  Giardia o lambliasis síntomas: diarrea, náuseas, dolor abdominal, pérdida de peso, el característico erupto "a huevos podridos". 
ü  La Amebiasis Intestinal sus principales complicaciones son la perforación intestinal, megacolon tóxico y peritonitis. Absceso hepático con dolor abdominal, distensión y hepatomegalia dolorosa a la palpación. En colitis amebiana, encontrarás un cuadro diarréico de 1 a 2 semanas con sangre y moco, dolor abdominal y tenesmo.
ü  OXIURO La oxiurasis o enterobiasis, es causada por Enterobius vermicularis, parásito que habita en las zonas cercanas al ciego. Prurito anal con predominio nocturno. Responsable de quistes, Ovarios poliquísticos, etc.
ü  Uncinariasis la puedes identificar en los niños que están crónicamente infectados, debido a que sufren pérdidas sanguíneas intestinales que dan lugar a déficit de hierro; esta anemia la encontrarás asociada a malestar abdominal, dolor tipo cólico, náuseas, diarrea y pérdida de peso por desnutrición proteínico-calórica. anemia microcítica, hipoalbuminemia, eosinofilia y hematoquecia que ocurre en casos severos. Cuando las larvas penetran la piel humana, producen una dermatitis conocida como picor de la tierra, después entran en la sangre, llegan a los alvéolos, se escupen en el esputo y son tragados para convertirse en adultos en el intestino.
ü  Leishmaniasis provoca la infección visceral por Leishmania, en los estadios más avanzados de la enfermedad, la piel de las extremidades se oscurece, como si hubieran tomado el sol. Produce estado de agresividad.
ü  Leishmaniosis (infección Protista Trypanosomatidae por mosquito Lutzomyia,  síntomas: lesión ulcerosa en la picadura, inflamación del hígado y del bazo, acompañada por distensión abdominal severa, pérdida de condición corporal, desnutrición y anemia.)
ü  Naegleria provocan meningoencefalitis agudas de gravedad. la Naegleria tiene una forma muy propia de llegar a su destino, ha conseguido adaptarse para utilizar el punto más vulnerable de la barrera que separa nuestro sistema nervioso central del mundo, la nariz  y se ha ganado el apodo de "ameba come cerebro".
ü  Hymenolepis nana, se engancha a las paredes del intestino delgado. En un paciente cuyo sistema inmune estaba debilitado por el VIH. Los médicos han tardado tres años en convencerse de que las extrañas formaciones celulares que veían en sus pulmones y otros órganos eran tumores causados por células de gusano.
ü  Plasmodium falciparum, causa malaria’
ü  La toxoplasmosis, secundaria a interacción con gatos, también puede producir problemas pulmonares.
ü  Fasciola hepática y Paragonimus wetermani.
ü  Strongyloides stercoralis cuadros dermatológicos, gastroenterológicos y pulmonares. Hallazgos dermatológicos. En esta parasitosis se describen erupciones urticariales recurrentes, de uno o dos días de duración, sobre todo en el área de la cintura y de los glúteos. En estrongiloidiasis crónica se puede observar un salpullido urticariforme no migratorio en las muñecas y las rodillas. A veces se puede ver la larva currens, un salpullido serpentiginoso urticarial, que provoca un intenso prurito y se debe a la migración de la larva filariforme por la piel. Este salpullido se debe buscar en los glúteos, el tronco, las extremidades y la cabeza. Hallazgos gastroenterológicos
                                                                                                                                             
El enfermo inmunocompetente casi siempre se queja de dolor abdominal en el epigastrio que simula una enfermedad ácido-péptica. Además, se describen dolores de tipo cólico en el hemiabdomen inferior, diarrea intermitente y sensación de distensión abdominal. Esta parasitosis puede simular una colecistitis. En los niños puede ser causa de dolor abdominal recurrente, diarrea crónica, esteatorrea y enteropatía perdedora de proteínas. La infección puede ser causa de sangrado oculto, pero es raro que cause un sangrado masivo. En ocasiones puede simular una enfermedad inflamatoria intestinal, o presentarse como una pseudopoliposis colónica. Puede causar causa de alteraciones en la función muscular. El paso de las larvas por el pulmón puede producir tos, sibilancias, hemoptisis e infiltrados intersticiales en los estudios radiográficos y puede causar el síndrome de Loeffler. En los pacientes con asma es posible encontrar eosinofilia. En algunos esta alteración hematológica se podría explicar por la presencia del parásito. La erradicación de Strongyloides no mejora el cuadro de base pero sí puede disminuir el número de eosinófilos. Se han observado gastritis, úlcera gástrica, esofagitis, colitis tipo pseudomembranosa y ulceraciones aftoides en el colon. Estrongiloidiasis diseminada. En este estadío las larvas se han hallado en diferentes órganos y fluidos: riñón, grasa perirrenal, corazón, efusiones pleurales, esputo, bilis, páncreas, tiroides, hígado, paratiroides, sangre, cerebro, membrana aracnoides, fluido de cistadenocarcinoma pancreático, apendicitis, peritonitis, ganglios mesentéricos, ascitis eosinofílica en cirrosis criptogénica. En autopsias de pacientes con estrongiloidiasis diseminada se encontró trombosis de las grandes venas: cava, femoral, mesentérica y seno longitudinal superior en cuatro pacientes. En ninguno existía causa explicativa diferente a Strongyloides. La inmunodeficiencia y la inmunosupresión son factores que predisponen a hiperinfección y enfermedad diseminada y en otras con inmunodeficiencia asociada pueden favorecer el desarrollo de formas severas de esta helmintiasis. Dentro de ellas se cuentan las leucemias, la enfermedad de Hodgkin, linfomas, carcinoma de pulmón, falla renal crónica, glomerulonefritis, desnutrición severa, alcoholismo, tumores sólidos, irradiación corporal total, quemaduras extensas, hipogammaglobulinemia. Se ha encontrado que en SIDA aumente la frecuencia de las formas severas de la estrongiloidiasis. En Okinawa, Japón, un área endémica para Strongyloides y para el virus HTLV-I, se observó relación clara entre las dos infecciones en un estudio. Se determinó la presencia del parásito por coprológicos o por cultivos y la existencia del virus se determinó por anticuerpos.

UNO DE CADA CUATRO TUMORES RESULTAN DE INFECCIÓN PARASITARIA
Nombres como 'Helicobater pylori', papilomavirus o virus de la hepatitis B o C, probablemente pueden resultar familiares, incluso quizás se relacione con algún cáncer, en este caso, con el de estómago, el de cuello de útero o el de hígado, respectivamente. Sin embargo, no son los únicos que están en el origen de otros tumores, como el virus de Epstein-Barr que, de no tratarse, puede generar un cáncer nasofarígeo o un linfoma Hodgkin, o el parásito Schistosoma haematobium, que está detrás del tumor de vejiga.
Cáncer.- Se lo relaciona con el parasito Fasciolopsis Buski y Ascaris ya que traen consigo el oncovirus NEU. También se relaciona al cáncer con el parasito de la malaria y Clonorchis Sinensis (parasito hepático), Onchocerca, Strongloides… Estos al ingresar al cuerpo traen consigo otros oncovirus como el CMV y EBV…Los oncovirus dan resistencia a las células cancerosas, las vuelven prácticamente inmortales.

Non-Hodgkin Linfoma: Causado por Onchocerca y Fasciola Hepática en el sistema linfático. La oncocerca también es la causa de las varices ya que se aloja en las válvulas venosas, dificulta la circulación y con el tiempo puede ser una de las causas de las venas varicosas.

Hodgkin Linfoma: Dirofilaria en el sistema linfático.

Migrañas: Strongiloides en el cerebro.

Epilepsia: Los ataques epilépticos muchas veces son provocados por larvas de Áscaris en el cerebro.

Dolores menstruales y apendicitis: Enterobius Vermicularis. Este parásito también es muchas veces el causante de agitación e insomnio en los niños, puesto que al encontrarse a nivel rectal causa irritación anal durante la noche.

Perdida en la Potencia Eréctil Infección parasitaria y Bacteriana.

Colitis ulcerosa y Anemias: Ankylostoma en el intestino en el caso de colitis ulcerosa.

Síndrome de intestino irritable, síndrome de intestino irritable post-infeccioso, parasitosis intestinal, Blastocystis hominis, Entamoeba histolytica, Giardia intestinalis.

Arritmias y problemas cardiacos: Dirofilaria immitis (también llamado parásito del corazón).

Diabetes. En la mayor parte de los casos de diabetes tanto de tipo 1 como de 2 se detecta en el páncreas el parásito Euritrema Pancreático o el parásito Echinoporyphium Recurvatum.

La Candidiasis se asocia con los parásitos Strongiloides y Ascaris

El Alzheimer, Enfermedad de Crohn, Kaposi, Endometriosis se asocia con el parásito Fasciolopsis Buski.

Vesícula Cefálica (Molineus barbatus)

Quiste Cerebro (Frenkelia microti) y/o (Toxoplasma gondii)

Pulmonía, Bronquitis, Asma asociadas con el parásito Paragónimus, llamado parásito del pulmón y larva de Áscaris en los pulmones.

Neumonía Atípica micoplasma

Úlcera, Gastritis asociados con la bacteria Helicobacter Pylori.

Fibrosis Quística, Síndrome de Down y Riñones Poliquísticos asociado con Gastrothylax.

Quiste Tejido Renal (Besnoitia darlingi)

Quistes y Trofozoitos (Chilomastix mesnili)

Quiste Muscular (Hammondia hammondi) y/o (Sarcocystis tenella)

Vesícula Biliar  con ooquistes (Eimeria sp)

vesícula biliar con plasmodium (Serotinum Myxidium)

Anemia y sangrado interno. Algunos tipos de parásitos se incrustan o agarran de las paredes intestinales o de las paredes de los órganos provocando un sangrado crónico, lo que eventualmente puede producir anemia.

Hepatitis B. El parásito Clonorchis Sinensis suele llevar dentro el virus de la hepatitis B.

Las alergias son producidas frecuentemente por los parásitos Clonorchis Sinensis y Fasciola Hepática que se alojan en  el hígado. El Áscaris también es muy común, especialmente en personas que padecen de asma o de eczema. Personas que tiene alergia a los huevos por lo general están contaminadas con la Salmonela en el intestino. Así mismo, las personas que tienen ALERGIA AL GLUTEN suelen tener  hongos y el parásito Eurytrema Pancreaticum en el páncreas.

PARASITOS QUE INVADEN EL CUERPO HUMANO
Monogenes
Cleidodiscus pricei (opisthaptor)
Desconocido monogene

Digenes

Acanthatrium eptisici (distome
Allassostoma magnum (amphistome
Allassostoma magnum (amphistome
Allassostoma magnum
Clinostomum sp. (enfermedad de grub amarilla)
Clonorchis sinensis
Clonorchis sinensis
Clonorchis sinensis
Echinostoma trivolvis
Fasciola hepatica
Fasciola hepatica
Fasciola hepatica
Buski Fasciolopsis
Buski Fasciolopsis
Loxogenes sp.
Metagonimus yokagawai
Kellicotti Paragonimus
Kellicotti Paragonimus
Westermani Paragonimus
Paramphistomum cervi
Macrorchis Prosthogonimus
Mínimo Posthodiplostomum
Nanophyetus salmincola
Schistosoma haematobium
Schistosoma haematobium
Schistosoma japonicum
Schistosoma japonicum
Schistosoma mansoni
Schistosoma mansoni
Schistosoma mansoni
Stichorchis subtriquetrus
Etapas de desarrollo de trematodos (miricidia y redias)
Wardius zibethicus
Wardius zibethicus


Cestodes

Choanotaenia es
Choanotaenia atopa
Fimbriatum Corallobothrium
Cyathocephalus sp.
Cisticercoide
Diphyllobothrium latum
Diphyllobothrium latum
Diphyllobothrium 

Dipylidium caninum
Dipylidium caninum
Echinococcus granulosus
Glaridacris Laure
Hymenolepis diminuta
Moniezia sp.
Koennbergii Ophiotaenia
Raillietina cesticillus
Raillietina cesticillus
Strobilocerci de rata del algodón
Taenia pisiformis
Pisiformis Taenia
Taenia saginata (cisticercos de corazón de res)
Taenia saginata (proglótides)
Taenia saginata (escólex)
Taenia solium (scolex)
Tetraphyllideans (escólex)
Actinioides Thysanosoma (proglótides)
Trypanorhynch Vampirolepis nana



Los nematodos

Ancylostoma caninum
Ancylostoma caninum
Taxideae Ancylostoma
Lineata Ascaridia
Ascaris (huevos)
Procyonis Baylisascaris
Baylisascaris procyonis (larva en el cerebro de codorniz)
Procyonis Baylisascaris (gusanos de intestino)
Calodium hepaticum (Capillaria hepatica) (hígado)
Capillaria sp. (huevo)
Dirofilaria immitis (gusanos en el corazón)
Insignis Dracunculus (larvas de perro)
Enterobius vermicularis
Eucoleus aerophila (capilar aerophila)
Gongylonema sp. (extensiones de la mucosa)
Haemonchus contortus (bursa copulador)
Kalicephalus sp. (placas de cavidades bucales)
Molineus barbatus (vesícula cefálica)
Molineus barbatus
Necator americanus (cavidad bucal)
Ostertagia ostertagi (abomaso lesiones y bottlejaw)
Passalurus ambiguus (esófago y el bulbo posterior)
Cantonensis Parastrongylus (gusanos en los pulmones)
Pyura Physaloptera (gusanos en el estómago)
Rara Physaloptera (collarette cefálica)
Serpinema trispinosus (anterior end)
Setaria yehi (anterior end)
Spinitectus sp. (anteriormente espinas cuticulares)
Strongyloides stercoralis (larva J1)
Strongylus edentatus (corona radiata)
Strongylus sp.
Tetrapetalonema llewelleni (microfilarias en frotis de sangre)
Collare Thelastoma
Toxascaris leonina
Toxocara cati
Pseudospiralis Trichinella
Trichinella spiralis
Trichinella spiralis
Trichinella spp
Trichuris muris
Vulpis Trichuris
Wuchereria bancrofti (microfilarias)


Protozoa

Estructura nuclear amebiana
Babesia bigemina (merozoitos)
Balantidium coli (quiste)
Balantidium coli (trofozoítos)
Besnoitia darlingi (tejido renal)
Blastocystis hominis
Caryospora duszynskii (oocistos)
Caryospora lindsayi (ooquistes)
Caryospora simplex (TEM de caryocyst)
Caryospora simplex (ooquistes)
Chilomastix mesnili (trofozoitos y quistes)
Andersoni Cryptosporidium
Cryptosporidium baileyi (SEM)
Cryptosporidium parvum (orgánulo alimentador)
Cryptosporidium parvum (ciclo de vida)
Cryptosporidium parvum (ooquistes)
Cryptosporidium parvum
Varani Cryptosporidium (distintas etapas de los geckos leopardo)
Cyclospora cayetanensis (esporulación de ooquistes)
Cyclospora cayetanensis (ooquistes esporulados)
Cyclospora cayetanensis (ooquistes esporulados y no esporulados)
Dientamoeba fragilis (trofozoítos binucleadas)
Eimeria ambystomae (ooquistes)
Eimeria acervulina (oocyst)
Eimeria maxima (oocistos)
Nieschulzi Eimeria (oocistos)
Eimeria ontarioensis (ooquistes)
Eimeria sp. (ooquistes de la vesícula biliar)
Eimeria tenella (oocistos)
Nana Endolimax (trofozoitos y quistes)
Entamoeba coli (trofozoitos y quistes)
Entamoeba gingivalis (trofozoítos)
Entamoeba histolytica (trofozoitos y quistes)
Isosporans felina (oocistos)
Frenkelia microti (quiste cerebro)
Gemmocystis cylindrus (ooquistes)
Giardia intestinalis (quistes)
Giardia intestinalis (trofozoítos)
Gregarina cuneata (oocistos)
Greg Arina sp. (gametos)
Gregarina sp.
Hammondia hammondi (quiste muscular)
Hammondia heydorni (ooquistes)
Hepatozoon sp. (Gamont)
Histomonas meleagridis (infección en pavos)
Ichthyophthirus multifiliis (trophozoite en la piel)
Iodamoeba buetschlii (trophozoite y quistes)
Isospora belli (ooquistes)
Isospora Calocitta (ooquistes)
Isospora delicatus (oocyst)
Isospora felis (ooquistes)
Isospora revuelta (ooquistes)
Isospora rothschildi (ooquistes)
Leishmania donovani (amastigotes)
Leukocytozoon anatis (gametocitos)
MicrosporidianSerotinum Myxidium (plasmodium de la vesícula biliar)
Myxozoans (esporas)
Naegleria fowleri (trofozoítos en el cerebro)
Neospora caninum (spinal cord cyst)
Nyctotherus sp. (trofozoítos)
Opaline sp. (trophozoite)
Plasmodium falciparum (frotis de sangre)
Lophurae Plasmodium (exflagelación)
Malariae Plasmodium (frotis de sangre)
Plasmodium vivax (frotis de sangre)
Plasmodium vivax (etapas del mosquito)
Sarcocystis "rileyi" (quistes musculares de verde azulado)
Sarcocystis tenella (quiste muscular)
Toxoplasma gondii (quiste cerebro)
Toxoplasma gondii (quiste cerebral)
Toxoplasma gondii (oocistos)
Muris Trichomonas (trofozoítos)
Trichomonas vaginalis (trofozoítos)
Trichonympha campanula (trofozoítos)
Tritrichomonas feto (dibujo lineal)
Trypanosoma cruzi (amastigotes)
Trypanosoma cruzi (tripomastigote)
Trypanosoma gambiense (tripomastigotes en frotis de sangre)
Lewisi Trypanosoma (tripomastigotes en frotis de sangre)
Musculi Trypanosoma (tripomastigotes en frotis de sangre)
Rhodesiense Trypanosoma (tripomastigotes en frotis de sangre)


Arthropoda

Americanum Amblyomma (macho)
Americanum Amblyomma
Argulus sp.
Niger Ceratophyllus
Cheyletiella yasguri
Chrysops sp. Cimex lectularis
Ctenocephalides felis
Ctenocephalides felis
Culex pipiens
Cuterebra sp. (robots de la piel)
Demodex canis (perro)
Demodex folliculorum
Demodex folliculorum
Gatoi Demodex
Variabilis Dermacentor
Dípteros (Brachycera) venación alar
Echidnophaga gallinacea
Felicola subrostratus
Estructura Flea (ctenidios)
Gastrophilus sp. (robots de estómago caballo)
Glossina sp.
Ixodes scapularis
Leptopsyllus segnis
Linognathus setosus
Ácaros del lagarto
Melophagus ovinus
Notoedres cati
Otobius megnini
Otodectes cynotis
Obtusus Pedicinus
Pediculus humanus
Psoroptes cuniculi
Pthirus pubis
Rhipicephalus sanguineus
Sarcoptes scabiei
Sarcoptes scabiei
garrapatas
(hypostomes con dentición)
Xenopsylla cheopis



Varios taxones

Aspidogastrean (adult)
Candiru
Cytamoeba sp. (frotis de sangre)
Coccidioides immitis (cortes histológicos)
Lugares de interés en Belice
Caracoles Lymnaeid en Kansas (conchas)
Macracanthorhynchus hirudinaceus (huevos)
Placobdella parasitica (whole mounts)
Pneumocystis carinii (quistes)
Teagueselfi Raillietiella (huevos)


DESPARASITARSE CADA 3 MESES CON VERMÍFUGO BOTÁNICO DE AMPLIO
ESPECTRO y REALIZAR INMEDIATAMENTE UN PROTOCOLO DE ELIMINACIÓN DE VIRUS, BACTERIAS, TOXINAS, Y METALES PESADOS QUE LIBERAN LOS PARÁSITOS AL MORIR con DIÓXIDO DE CLORO, ES UNA COSTUMBRE INTELIGENTE PARA PREVENIR ENFERMEDADES Y TENER UNA VIDA SALUDABLE, CON BUENA CALIDAD DE VIDA.


Si necesita más información puede comunicarse a cualquiera de los correos: bioculturaenarmonia@gmail.com ; medicosnaturopatas@gmail.com ; genesis2uruguay@gmail.com.
También puede visitar en Blog: http://bioculturavidasana.blogspot.com/

Dr. Amaro Alemán Orlando, Ph.D., N.D.
Doctorados Internacionales en Bioquímica y Naturopatía; Master`s Internacionales en Neurotecnología y Biocultura, Tecnicatura en Ciencias del Espacio y Nuevas Tecnologías de Avanzada; Nutrición Terapéutica Naturopática; Científico Asesor, Bishop  de G2CH Health & Healing Oficial. INTEGRA la NÓMINA de MÉDICOS a la ORDEN de la OMS en el área de MEDICINA TRADICIONAL.

Dra. Chebi Demaría Beatriz, Ph.D., N.D.
Doctorados en Bioquímica y Naturopatía; Master Internacional en Biocultua. Profesional Asesora de G2CH Health & Healing Oficial. INTEGRA la NÓMINA de MÉDICOS a la ORDEN de la OMS en el área de MEDICINA TRADICIONAL.





Todos los Derechos Reservados Ley 9739